En Japón cuando aplauden…

Inexplicablemente, cuando aplauden hacen coincidir ambas palmas a la perfección en vez de en ángulo recto. Además no flexionan los codos, sino los hombros. Esto parece que no tiene importancia pero obliga a mantener una postura corporal realmente extraña e incómoda.