En la antigua Roma, los centuriones llevaban

En la antigua Roma, los centuriones llevaban piercings en los pezones como muestra de virilidad