En las proximidades de un agujero negro …

En las proximidades de un agujero negro, espacio y tiempo se invierten. El espacio pasa a ser el tiempo, y viceversa.

Dado el fundamental papel que en este caso juega la gravedad, tendremos que hacer acopio de la Teoría de la Relatividad de Einstein, para entender detalladamente qué son los agujeros negros.

agujero negro
agujero negro

Imaginemos una nave espacial que sale de la tierra en misión, por ejemplo a la luna: Ésta, necesitará una velocidad mínima para abandonar nuestro planeta, pues bien, a esa velocidad se la conoce como velocidad de escape y está estrechamente relacionada con la masa del planeta. Así, para que nuestra nave abandone la tierra, la velocidad de fuga debería ser de un mínimo de 11,2 Km/s; por debajo de esta velocidad, la nave estaría eternamente dando vueltas a la tierra sin posibilidad de salir de su atracción gravitatoria. La velocidad de fuga para poder vencer la atracción terrestre, es relativamente fácil de alcanzar, pero que ocurre si nos encontramos en el horizonte de sucesos de un agujero negro: Aquí las cosas verdaderamente se complican; debido a su enorme masa, la velocidad de escape debería ser superior a la de la luz (¡300.000 Km por segundo!), algo imposible a todas luces, por lo que podemos deducir de aquí que nada, incluso la propia luz, puede abandonar el agujero negro.

Velocidad mínima de escape para algunos cuerpos del sistema solar:

La tierra 11.3 km/s.
La luna 2.37 km/s
Marte 5.071 km/s
Venus 10.145 km/s
Mercurio 4.324 km/s
Sol 616 km/s

Este horizonte de sucesos de un agujero negro, también es conocido como la zona de “NO RETORNO”, esta superficie esférica que delimita el contorno del agujero negro, una vez atravesada, nada puede escapar de su atracción gravitatoria, ya que en este estado, la velocidad mínima de fuga es de 300.000Km segundo.

Las propiedades de este punto de no retorno, son extrañas de por sí y aunque la física se ha encargado de analizarlas, no se puede tener la absoluta seguridad de poder explicar lo que realmente sucede en este punto concreto. Digamos que para un observador situado fuera del campo de atracción gravitatorio, y que por supuesto pudiera verlo, éste debería asemejar poco más o menos que una superficie esférica sin apenas movimiento, (la distorsión del espacio-tiempo aquí ya es muy marcada) pero a medida que el observador se aproximase y comenzaran los tiempos relativos de ambos eventos a estar relacionados, la velocidad observada del horizonte de sucesos, semejaría sufrir una aceleración brutal que en el mismo borde sería equivalente a la de la luz, acabamos de cruzar el susodicho punto de no retorno.

Alcanzado este punto, la distorsión espacio-tiempo antes mencionada invierte sus coordenadas, de tal forma que la distancia radial (coordenadas espaciales) se convierte en coordenada temporal y viceversa, el tiempo se transforma en coordenada espacial. Esto implica que nos movamos irremediablemente a valores radiales cada vez más pequeños, hasta que el valor radial sea igual a cero (Vr=0), con lo que habremos alcanzado el punto exacto de la singularidad.

De todas maneras esto son las teorías lógicas que la ciencia se ha encargado de analizar y dar como válidas, pero deberíamos tener en cuenta que nadie actualmente está en posesión de poder hablar de los agujeros negros de una forma totalmente autoritaria, y aunque probablemente todas ellas sean ciertas, el ámbito científico exige que sean revisadas una y otra vez hasta darlas por sentadas.