Una quinta parte del oxígeno que respiramos s

Una quinta parte del oxígeno que respiramos se queda en nuestro cerebro