cuando pones un caracol de mar en tu oreja, e

cuando pones un caracol de mar en tu oreja, escuchas el sonido de tu sangre fluyendo, no el del mar