El hambre agudiza nuestro olfato.

El hambre agudiza nuestro olfato.