En la sociedad azteca no podían emborracharse

En la sociedad azteca no podían emborracharse hasta la edad de 52 años