Johann Hurlinger caminó usando únicamente las

Johann Hurlinger caminó usando únicamente las manos desde Viena hasta París